Un fregadero atascado puede ser muy incómodo y convertirse rápidamente en un problema mayor si no se soluciona. No solo por la dificultad de que el agua no corra, sino por el mal olor y la suciedad derivada del atasco. Para solucionar este problema hemos preparado este artículo sobre cómo desatascar el fregadero fácilmente, con consejos y productos sencillos que puedes usar con seguridad.

¿Por qué se atascan los fregaderos?

Hay muchos motivos por los cuáles las tuberías del baño o cocina se acaban atascando. La mayoría de las veces se debe a la acumulación de grasa y otras formas de suciedad que se van por el desagüe con el tiempo.

El problema de estos compuestos es que suelen ser muy pegadizos y se quedan adheridos a las tuberías. Después y con el paso del tiempo se pegan a estos restos los objetos que solemos echar a lavar.

Potro lado, al ser lugares que están expuestos a jabones y productos de limpieza no hacen más que complicar el atasco.

Los materiales que bloquean las tuberías suelen ser restos orgánicos (pieles, comida, frutas y/o verduras) que combinados con el jabón y la grasa pueden llegar a provocar atascos en la mitad de la tubería o caño. Esta situación se suele repetir tanto en la cocina, como en el lavabo o en la ducha.

A modo resumen, el atasco de los fregaderos se debe a varias causas entre las que se encuentran las siguientes:

  • La mezcla de restos de comida y la acumulación de grasa y aceite.
  • Falta de mantenimiento y limpieza adecuada. La mayoría de atascos pequeños se agravan con el paso del tiempo sino se tratan.
  • Existen otros motivos, pero suele ser más extraño que suceda. Por ejemplo, objetos que se caen por el desagüe tipo joyas, gomas o incluso juguetes de los más pequeños de la casa.

Afortunadamente, existen diferentes formas de solucionar este problema: desde el uso de productos específicos hasta algunas herramientas básicas de fontanería como un desatascador, alambres y guías que se meten por el caño.

A continuación, entraremos en detalle en cuáles son las mejore formas para desatascar el fregadero de tu casa.

Desatascar el fregadero con agua caliente

Una de las formas más fáciles y sencillas de desatascar un fregadero es hirviendo agua caliente y vertiéndola por el desagüe.

Este método funciona mediante la expansión térmica, que es el proceso por el que una sustancia se expande cuando se calienta. Hirviendo el agua y vertiéndola por el desagüe, ayudarás a romper lo que esté atascando el desagüe.

Este sistema es efectivo para los atascos pequeños y que se acaban de formar. Para bloqueos duraderos o para quitar bolas de pelo, es más difícil que funcione.

No obstante, hay un truco que se puede combinar con el agua caliente. Este es echando una mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre blanco.

También puedes optar por usar un desatascador poco potente que tenga micro-partículas metálicas como nuestro desatascador químico alcalino.

Esta clase de productos no son tan fuertes como otros y funcionan mediante una doble función:

  • Aumento de la temperatura.
  • Saponificación y/o disolución de las grasas.

Esto es posible gracias a la doble acción y el roce del metal (aluminio) con la tubería que va erosionado y quitando la grasa.

Desatasca el fregadero de forma manual

Cuando no funciona el método del agua caliente y bicarbonato hay que recurrir a formas clásicas, pero efectivas como un desatascador.

Un desatascador puede ser una herramienta eficaz para desatascar un fregadero.

Herramientas necesarias para desatascar el fregadero

Los hay de varias formas: desde el típico palo con una ventosa de goma que hay que poner en el lavabo y succiona, hasta en forma de cable o guía.

Si tienes el clásico desatascador de goma o ventosa empieza llenando el fregadero con unos centímetros de agua y luego coloca el desatascador sobre el desagüe.

Asegúrate de que quede bien sellado para que no se escape el agua. A continuación, bombea el desatascador unas cuantas veces para que la succión rompa lo que esté obstruyendo el fregadero.

Tras unas cuantas bombeadas, la obstrucción debería desaparecer y el agua debería empezar a salir hacia arriba y luego fluir hacia abajo. Si así no funciona, puedes probar a echar agua caliente y probar a succionar de nuevo.

En caso de que no tengas un desatascador de goma, puedes usar otro tipo más moderno en forma de un cable extensible en espiral.

El problema de este sistema es que a veces no funciona bien para retirar bolas de pelo o manchas de grasa. Sobre todo, si están alejadas del lavabo. Los cables largos son efectivos para bloqueos en cualquier parte de la tubería y lo ideal es que lleguen al final del caño o desagüe.

Pero como decimos antes, las bolas de pelo y restos que están acumulados en zonas difíciles como curvas o codos son difíciles de quitar. Por ello, haz lo siguiente:

  • Haz varias pasadas con el desatascador o cable.
  • Intenta que el desatascador llegue al final o lo más lejos posible.
  • Corta el agua cuando lo uses.
  • Intenta tener otra persona al otro lado del caño para que mueva el cable.

Si todo esto no funciona no te queda otra que usar el método más potente, un limpiador o desatascador químico potente capaz de eliminar cualquier resto. A continuación, te contamos cómo se usa.

Desatasca el fregadero con limpiadores químicos

Si todo lo demás falla, puede que tengas que recurrir al uso de limpiadores químicos. Estos productos están diseñados para descomponer y corroer lo que esté causando el atasco.

Sin embargo, es importante tener cuidado al utilizar estos productos, ya que pueden ser peligrosos para la salud y dañar las tuberías.

Lo más potente para limpiar los fregaderos y tuberías son los desatascadores fuertes o potentes a base de ácidos como nuestro producto Wat Strong. Este producto no ataca a gomas, plásticos ni plomos, pero es corrosivo y lo debes usar con cuidado.

Para ello, usa una máscara, gafas y guantes. Debes cubrir cara y manos ya que echa emanaciones durante el proceso. No te asustes si echa humo, no pasa nada, es que está actuando con la grasa y la disuelve.

Recuerda, esta es la forma más efectiva, pero ten cuidado con su uso, por lo que te recomendamos leas las instrucciones de uso del producto.

Nuestro consejo es que antes pruebes con agua caliente, bicarbonato o bien otro producto desatascador menos potente como nuestro producto Wat Somet con micro-partículas. Otra opción es recurrir a un desengrasante, a veces funcionan.

Consejos para prevenir futuros atascos en el fregadero

Una vez que sabes cómo desatascar el fregadero te vamos a contar cómo evitar llegar a evitar atascos.

  • No arrojar restos de comida por el lavabo, o al menos evita los sólidos.
  • No verter aceite o grasa por el desagüe.
  • Utilizar un colador en el fregadero.
  • Limpiar el lavabo y las tuberías periódicamente.

Siguiendo estos consejos y utilizando las herramientas adecuadas, podrás desatascar el fregadero de forma efectiva y sin necesidad de recurrir a un profesional.

No dudes en poner a prueba estas técnicas para prevenir futuros atascos en el fregadero de tu hogar. ¡Cómo puedes comprobar saber cómo desatascar el fregadero no es tan difícil si pones en práctica estos consejos!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
× ¿Cómo puedo ayudarte?