Pocas cosas hay tan molestas como llegar a casa y que huela mal en el interior o en una habitación a consecuencia de un aparato que falla o que está sucio. Para evitar esto, os vamos a contar cómo quitar los malos olores del aire acondicionado y otros electrodomésticos, así como el procedente de las tuberías y los caños de la casa.

De esta forma, os podréis deshacer de cualquier aroma desagradable que invada vuestra casa.

¿Cómo eliminar los malos olores del aire acondicionado?

Ahora que estamos en primavera y quedan pocos meses para que llegue el verano es momento usar de nuevo el aire acondicionado.

El problema de este aparato eléctrico es que se enciende unos meses al año y puede provocar la acumulación de polvo, moho y suciedad en las tuberías.

Esta acumulación de partículas puede provocar que huela mal. Por este motivo, conviene hacerle un mantenimiento previo o al menos una limpieza en profundidad antes de usarlo con frecuencia.

Así, evitaréis sorpresas desagradables en forma de malos olores y efluvios desagradables. Para erradicar la suciedad y dejar el aparato como nuevo debéis saber limpiar las siguientes zonas:

  • Los filtros de aire.
  • El split exterior y las rejillas.
  • Revisa la unidad exterior, así como la bandeja de drenaje y los conductos. 

Para limpiar estas zonas vas a necesitar hacer lo siguiente:

  • Cortar el suministro de gas y apagar el aparato de aire acondicionado.
  • Abrir las ventanas para que el polvo salga fuera y no se acumule dentro.
  • Usar guantes y gafas protectoras para evitar dañar los ojos y manos.
  • Una aspiradora, un trapo húmedo y un spray con agua y jabón o un producto especial para limpiar filtros como el SKU 1340 capaz de disolver grasas y polvo sin estropear el filtro. Además, al disolverse fácilmente en agua dura más tiempo con el ahorro económico que conlleva.

Si estamos seguros que el mal olor viene del aire acondicionado lo más normal es que el filtro esté sucio. La misión de los filtros del aire es mantener una calidad óptima del aire que respiramos.

A más polvo y suciedad, peor lo va a hacer. Por ello y para evitar respirar esa suciedad debemos asegurarnos de que el filtro está limpio. Tenemos dos formas de hacerlo.

Limpiarlo a mano o cambiarlo por uno nuevo en caso de que tengamos de repuesto. La opción de limpiarlo es fácil. Es muy similar a quitar el filtro de un deshumidificador.

Las marcas de aires acondicionados suelen colocar los filtros detrás de la rejilla. Por eso, antes de acceder al filtro debemos limpiar las rejillas con agua y jabón. Lo mejor es usar un spray de plástico con agua y pulverizar la superficie exterior e interior.

Otra opción es usar una aspiradora y luego enjabonar y humedecer las rejillas. Cuando esté limpia retiramos el filtro y lo lavamos.

En función de su tamaño y grosor tenemos dos opciones: lo podemos meter en el lavaplatos o bien limpiarlo a mano con un cepillo suave y algo de agua.

Una vez limpiamos el filtro es conveniente revisar y pasarle un trapo al resto de la unidad. En caso de que el olor persista y veamos que viene de los conductos, es recomendable avisar al servicio técnico.

Eliminar mal olor nevera: ¿Cómo se hace?

¿Te imaginas abrir la nevera y cerrarla del mal olor que hay en el interior? Para evitar esta situación te contamos qué necesitas para erradicar los malos aromas.

Lo primero de todo es asegurarte que no tienes ningún producto en mal estado. La comida suele ser la causa más frecuente de malos olores en una nevera.

Si has retirado el alimento que provocaba el mal olor y todavía sigue oliendo mal igual te conviene limpiar a fondo todas las bandejas y el interior de la nevera.

Lo ideal es hacer lo siguiente:

  • Retira todas las bandejas y lávalas una a una.
  • Aprovecha para limpiar las paredes y la puerta principal.
  • Quita toda la comida de dentro y usa un paño húmedo.
  • Un jabón neutro o agua con un poco de limón y vinagre son suficientes para limpiar la nevera.

Si pese a todo el mal olor continúa prueba a colocar un limón por la mitad encima de un plato con palillos para que desprenda el olor en el interior. Otra opción es poner un vaso con jugo de limón.

El algodón envuelto en limón y vainilla también funciona. Si todo lo anterior no funciona, revisa la parte exterior y debajo para comprobar que no hay nada de comida podrida.

Si aún así sigue oliendo mal es posible que sea un fallo de los conductos traseros, en cuyo caso necesitarás acudir al servicio técnico.

¿Cómo eliminar el mal olor del baño?

La cocina y el cuarto de baño son las zonas más delicadas de la casa. En el caso del baño, por varios motivos, es la habitación donde nos limpiamos por lo que su desinfección y limpieza es fundamental.

Además, pasamos mucho tiempo en el baño y no hay nada más molesto que entrar y que huela mal. En este sentido, el mal olor del baño suele venir de los siguientes sitios:

  • Las tuberías y los caños.
  • El agujero de la ducha.
  • El lavabo y el desagüe.

Tanto las tuberías como los caños y el desagüe se suelen atascar con frecuencia a consecuencia de los pelos y el jabón. Con el paso del tiempo esa mezcla de pelos, suciedad y restos forma una pelota que atrapa los malos olores y la humedad.

El resultado es un olor inaguantable y un atasco en el baño. La solución más común para eliminar el mal olor del baño evitarlo es usar un desatascador o un desincrustante.

Para quitar el atasco de una tubería y con ello el mal olor debemos tener en cuenta cuánto de atasco tiene la tubería y potencia que necesitamos.

Esto se debe a que hay varias clases de desatascadores:

  1. Los potentes como nuestro producto WAT Strong o SKU 4015 perfecto para fosas sépticas y atascos gordos. Contiene ácido sulfúrico al 98 por ciento y no daña gomas ni los restos del desagüe. Eso sí, es necesario usar guantes y protección. Recomendable para uso profesional, para las fosas sépticas o en caso de un atasco muy grave.
  2. Los desatascadores suaves o normales. Suelen ser productos químicos capaces de eliminar las grasas y atascos en toda clase de tuberías y caños. Normalmente, son de composición alcalina con productos pequeñas de aluminio y otros materiales capaces de retirar casi cualquier resto. Un desatascador de este tipo es el SKU 1464 con micropartículas de alumnio de doble acción: disolución y licuación de la grasa y la suciedad.

Lo más recomendable es usar producto adaptado al atasco en cuestión. Una vez se retira la suciedad y el atasco lo normal es que el mal olor desaparezca.

Un pequeño truco, después de usar un desatascador o desincrustante echar agua con restos de café o un limpiador con un aroma o fragancia suave.

Por último, comentar que los desincrustantes también sirven para circuitos de agua en aguas duras para eliminarla cal y otros restos. El eliminador de cal SKU 1315 es un potente desincrustante, perfecto para usar en cafeteras, lavadoras y otros aparatos eléctricos que acumulen cal.

Esperamos que estos trucos y consejos sobre cómo quitar malos olores os ayuden a recuperar una fragancia y aroma agradable en vuestra casa. Y es que como decía Victor Hugo, “Nada despierta un buen recuerdo como un buen aroma”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
× ¿Cómo puedo ayudarte?